Este tipo de psicoterapia funciona de la misma manera que la psicoterapia clásica presencial. El uso de las nuevas tecnologías facilitan el contacto con el Psicólogo ya sea en tiempo real, a través de videoconferencia, o de manera asincrónica, como sería el caso del uso del e-mail.

Así pues, la psicoterapia online comparte los mismos principios, técnicas y proceso de desarrollo de las sesiones que la modalidad de terapia presencial, así como el mismo objetivo, reducir el malestar con el que acude una persona a consulta y lograr un nivel de bienestar que redunde en su calidad de vida.

La única diferencia entre ambas modalidades radica en el uso de los medios que se utilizan para acercar al Psicólogo con la persona que consulta, hecho que comporta ciertas ventajas:

  • Comodidad: se evita la necesidad de desplazamiento
  • Desaparecen las barreras geográficas
  • Elimina barreras para personas con movilidad reducida
  • Acerca la terapia a personas para las que abandonar su hogar es parte del problema que presentan
  • Facilita una mayor libertad a la hora de establecer el horario de las visitas
  • Mayor intimidad y privacidad desde su propio hogar
  • Económicamente resulta más asequible, ya que el coste de las sesiones es significativamente menor
  • La no presencia del terapeuta puede facilitar la desinhibición, el abrirse a ciertas emociones o tratar ciertos temas que le quizás pudieran resultar más incómodos en un trato cara a cara.